Estudio de diseño gráfico  / enricsatue@hotmail.com  / 93 555 26 15

Logotipo para un
cuarteto de cuerda 
Barcelona, 1998

La formidable proyección internacional que hoy goza el célebre cuarteto de cuerda Casals, en 1998 estaba por ver. Ya eran conocidos y apreciados fuera de casa, aunque probablemente viendo venir las cosas solicitaron un logotipo a un profesional. 

Y les hicimos un logotipo a medida, como el traje de un sastre.

Andamos con sumo cuidado, pues era comprometido en el sentido de que el cliente eran cuatro, y no uno solo, y debíamos convencer a los cuatro: primero uno y después otro.

Tenía que ser fácil, y sobre todo indiscutible. Y lo hicimos indiscutible por cuatro razones, como el número de componentes del conjunto de cuerda.

La primera razón fue sencillamnte representar el número cuatro mediante una forma geométrica elemental como la del cuadrado. Cuadrado=cuarteto.

La segunda razón fue evitar el bilingüismo de la palabra cuarteto. Quartet-cuarteto.

Por eso el cuadrado solamente contiene una parte de la palabra, mientras que el resto debe añadirlo el lector mnemotécnicamente: si es catalán leerá «quartet», y si es castellano leerá «cuarteto». Así de fácil, y además la solución diplomática también sirve para la mayoría de lenguas más habladas en el territorio de la música: inglés, francés, alemán e italiano.

La tercera razón era el color, el estricto blanco y negro que conlleva el cromatismo musical de un instrumento como el piano, pero también, y en este caso sobre todo, por la costumbre de vestir esmóquin, corbata de lazo y zapatos relucientes, todo siempre indefectiblemente negro.

La cuarta razón, last but not least, hace referencia a la tipografía, la cenicienta del diseño y la cultura visual, pues nadie repara en su presencia ni mucho menos en su aspecto ni en aquello que quiera transmitir, más allá de su mero significado gramatical. En este caso, el cuarteto lleva el nombre de un excelso violonchelista catalán, Pau Casals, músico que labró su éxito durante la Segunda República, en la década de los treinta. Un período de la historia de la tipografía determinado por la creación y difusión universal de la fuente de palo llamada futura. Con la futura, pues, compuse las dos palabras que forman el logotipo, y todos tan felices. 

© 2016 Enric Satué