Estudio de diseño gráfico  / enricsatue@hotmail.com  / 93 555 26 15

Diario de Barcelona
Publicaciones de Barcelona
Barcelona, 1986

 

Fundado en 1792, el Diario de Barcelona fue, descontando The Times, el diario más antiguo de la Europa continental. Desaparecido en 1980, y autogestionado por los trabajadores desde 1982 en edición bilingüe, volvió a desaparecer hasta que en 1984 adquiró los derechos de la cabecera el Ayuntamiento de la ciudad, que los cedió al Grupo Zeta.

Volvía, pues, esta vez íntegramente en catalán, y una vez revisados los antecedentes, se me ocurrió que el escudo de la ciudad que presidía la cabecera dos veces centenaria, no solamente mostraba un murciélago y un yelmo que ya hacía muchos años que se habían desprendido del escudo oficial del Ayuntamiento, sino que a lo largo de los años el Consistorio había cambiado en más de una ocasión, y más de dos, de escudo.

Razonablemente, no podía dejar pasar la ocasión. Y si no quieres caldo, tres tazas, como dice el aforismo popular. Así que arramblé con todos los escudos que encontré —y fueron muchos, hurgando por archivos y bibliotecas— y encargué otros de nuevos, con toda la libertad creadora, a pintores, escultores, grabadores, diseñadores gráficos, ilustradores, dibujantes y humoristas gráficos, y en una primera fase reuní más de 150. Con los que ya había acumulado ¡hubo suficientes como para cambiarlo cada dia del año! La experiencia, inédita en el mundo, duró poco más de un año, puesto que el director que sustituyó a Josep Pernau, Enric Sopena, se negó a seguir el juego de los escudos. También cerró el diarip, un toempo después , pero quedó la simiente por si alguien se atreve. Es una idea que ilustra literalmente la evidencia que la vida de un diario, como la de ciertas mariposas, dura 24 hores. Cada día el diario es nuevo, y nuestro Diari de Barcelona gozó de una identitad nueva todos los días del año.

Desde aquí, y a toro pasado, doy las gracias a los que me permitieron hacerlo, especialmente al director Josep Pernau i al subdirectorJosep Maria Huertas Clavería, ambos desaparecidos en combate.

© 2016 Enric Satué